INTRODUCCIÓN AL MINDFULNESS

21. octubre 2016 Bienestar 0
INTRODUCCIÓN AL MINDFULNESS


   Hola bailong@, cómo vas? Tenía ganas de volverme a encontrar contigo. He hecho un alto en el camino y me he ido unos días a casa, la capital del reino. Aunque es una ciudad que agota, que cansa y que roba energía dado su frenetismo… es a la vez una ciudad que atrapa. Su vida en la calle, los miles de paseos que tiene, su cultura y en este caso: mi gente, hacen que sea necesario y adictivo ir cada poco a reencontrarme con mi esencia. Qué días bonitos, gracias a mi gente claro, ya puede ser Madrid que Honolulú, sin ellos nada sería igual. Me faltaron algunos, pero eso es lo que hacen que siempre quiera volver y volver.

INTRODUCCIÓN AL MINDFULNESS
Pic. by Freepik

   Hoy quiero que hagas una paradita para hacerte una introducción al Mindfulness, siempre lo vemos por ahí pero realmente qué sabes de ello? lo aplicas en tu vida? acaso tienes claro como lo adoptamos? No te preocupes, en cualquier caso ya me encargo de contarte, presta atención que empezamos.

   El Mindfulness es una cualidad de la mente o, más bien, la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en un momento en que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente. Aquí y ahora. como presencia plena y conciencia abierta, se conjugan en un momento en nuestra mente/cuerpo/espíritu. Es una cualidad propia de cualquier ser humano, pero que ha sido motivo de estudio, principalmente, en el paradigma oriental.

   La experiencia del Mindfulness se entrena en una disciplina o práctica llamada meditación, que se basa en entrenar el  estar presente y consciente en cada momento de nuestra vida; acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia, amorosamente y sin juicio. Como sabes, procede del budismo, pero no tiene nada que ver con la religión, creer en dioses o en la reencarnación, se fundamenta en una base científica, que no religiosa, ya que el Mindfulness es un método por el cual se puede acceder al conocimiento de cómo funciona la mente.dsc_0821

   La práctica básica en la tradición budista es la práctica de “shamatha-vipashyana”, traducida al inglés como “mindfulness-awareness”. Las traducciones al español han sido diversas: atención plena, conciencia plena, presencia plena; así como “awareness” ha sido traducido como darse cuenta, conciencia abierta, etc. Algunas de ellas son traducciones literales, conceptuales, otras intentan dar cuenta de la experiencia a la que hacen referencia el término. El uso reiterado de la palabra “plena”, en distintas traducciones, alude a la cualidad que se manifiesta al sincronizar cuerpo-mente-espíritu en un momento dado y que como experiencia se caracteriza por la “plenitud”. Y plenitud es lo que busca el ser humano incesantemente. Nos pasamos la vida tratando de encontrarla de muchas formas, pero casi siempre de forma errónea.

      A diferencia de lo que se suele pensar, no es una práctica que tenga como objetivo la relajación, la paz, la mente en blanco. Todos estos son, sin duda, resultados posibles de una práctica que más bien busca conocer cómo funciona la mente y la realidad, cómo es que este modo de funcionar nos permite o no estar en paz. No es, entonces, un modo de escapar de la realidad como piensan algunos; al contrario, su objetivo es permitirnos ver la realidad como es, desenmascarando las causas profundas de nuestro sufrimiento y despejando nuestra confusión mental. Consiste básicamente en regresar, una y otra vez, a la experiencia más inmediata de la realidad del momento presente, de manera  amable y sin juicio.

Introducción al Mindfulness
Pic. by Freepik.

   Para introducirnos en este mundo poco a poco, ya que no es fácil y la rutina con tanto ruido nos hacer estar ocupados todo el tiempo, podemos hacer pequeñas meditaciones o actos de consciencia plena, centrándonos en algo particular. Por ejemplo: a la hora de comer, podemos comer en silencio, sin tele ni teléfono y saborear el alimento, sentir su textura, su temperatura, su sabor, su forma de estar cocinado durante unos minutos, o podemos poner toda nuestra atención a la hora de abrir una puerta, sentir el pomo, el giro, el ruido que hace… qué lleva 1 minuto de tiempo? Son pequeños gestos que duran poco para ir identificando lo que es estar presente en el ahora. Y que repetidos en el tiempo te harán tener un mayor control de tu mente a la hora de meditar.

   Como se que nos es fácil y requiere mucho auto-control te propongo varias formas, o ejercicios si lo prefieres, de ir siendo consciente de tu cuerpo y de tu mente como introducción a una vida consciente, de meditación y al Mindfulness:

  • Instaura el hábito de respirar profundo, como alarma ponte los ruidos, las llamadas de teléfono, el timbre de casa, el despertador, por cada vez que suene párate y haz una respiración profunda. Te mantendrá relajad@ y es un comienzo. Es un forma de inhibir el comportamiento habitual de sobresalto que nos producen estos sonidos.
  • Se consciente de tu postura: de vez en cuando haz un escaneo de tu cuerpo, sobre todo si estas trabajando con ordenador, estira bien la espalda y pon el cuello en su sitio. A fuerza de repetir se crean los hábitos.
  • Centra la atención en lo que oyes, de repente párate y escucha a tu alrededor. Qué oyes? el claxon de un coche? los niños jugando? el sonido del mar? nada? ese ruido son sonidos identificables, párate a escuchar de vez en cuando e identificar qué son.INTRODUCCIÓN AL MINDFULNESS
  • Otra forma es observar las plantas de tus pies, al caminar, cuando estés haciendo la compra, de paseo o simplemente haciendo cualquier cosa. Cómo las sientes, pisas con toda la planta o sientes presión en algún punto? Es otra manera de concentración de la mente.
  • Aprovecha un bocado de comida, del almuerzo y la cena, para saborearlo y centrarte en ello, deja los cubiertos en el plato dados a la vuelta para recordarte que te tienes que tomar tu tiempo, excusa para hacer dos mini-meditaciones diarias más.
  • Cada vez que sientas un “impulso reactivo” de hacer algo identifícalo y ponle la etiqueta mental de “impulso de comer chocolate”, “impulso de rascarme”, “impulso de insultar a otro conductor” (este no mola nada), aunque luego lo satisfagas. Ademas de estar presente conseguirás controlarlos con el tiempo.
  • Identifica tu nivel de ansiedad en varios momentos del día, incluso puedes establecer unos niveles de 0 a 5 y escribirlo en un papel junto con el motivo que lo causó. En una semana podrás ver qué te lo produce e irles dando solución.
  • Conducción consciente: tanto si tienes coche como utilizando un viaje en bus o tren respira profundo antes y después de hacerlo. Después plantéate ir viendo por donde vas, observar a quien te acompaña, se amable con ellos, intenta ir calmado. Hacerlo consciente, sin música, sin audio libros, sin llamadas telefónicas, es otra forma de meditar.
  • Y por último, prográmate en el móvil una serie de alarmas al día que te pregunten… en qué estas pensando? y observa qué pensabas, son miedos? son planes futuros? son recuerdos? identificarlos y hacerlos presentes te puede hacer ver muchas cosas de ti mismo que ni sabías.

   No tienes que hacer estos ejercicios a la vez, sino uno por semana cada día por ejemplo, son sencillos, llevan poco tiempo, y son formas introductorias de empezar a meditar, sólo con estos tendrías 9 semanas de consciencia plena. Es un comienzo interesante. De lo que se trata es de controlar nuestra vida y no de que esta nos controle a nosotros. Qué te ha parecido? Te apuntas al Mindfulness?

“La mente es un espejo flexible, ajústalo, para ver mejor el mundo (Amit Ray)”img_6733

Hasta la próxima, este fin de semana toca ser consciente, estar presente, meditar… y como siempre: @bailaralsol.

Besos y abrazos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

42 − = 37