CÓMO NO PECAR EN EL CHIRINGUITO

CÓMO NO PECAR EN EL CHIRINGUITO

   Hey bailong@, cómo va el verano? Aquí vuelvo ya acabando Julio para contarte esas cosas que tanto nos gustan y ayudan a sentirnos bien. Es verano! Hace calor! muchoooooo, y estamos en la época más libre y menos estricta del año. 

   ¿Cómo llevas las altas temperaturas? A estas alturas es imposible quedarse quietecito en casa y no llenarnos el estómago con bebidas refrescantes, aperitivos fríos, helados y como es verano y es época de caprichos, verdad? Que si paellas por aquí, terraceo por allá, chiringuitos no se donde…. Y qué conlleva, comerrrr y beeeebbeeerrrrr a todas horas. ¿NO dicen que el calor quita el hambre??? Pues no! No nos engañemos, que las cañitas heladas y los helados no es no comer! es comer de otra manera…. más salvajemente, más libremente y más caprichosamente. Pero como siempre digo, hay solución para no pecar EN EL CHIRINGUITO Y TE DIGO CÓMO hacerlo de la mejor manera.

CÓMO NO PECAR EN EL CHIRINGUITO
Té verde helado, pan de soja, tomate, aguacate y pimienta negra.

¿Qué es lo mejor después de darse un bañito en el mar y ver esas puestas de sol tan increíbles? El chiringuito!! Te sugiero lo mejor que podemos pedir para sentirnos bien, no inflarnos como bolas disfrutando de los sabores tan ricos del mar y del verano.

Camarerooo, toma nota:

ENTRANTES:

  • Una de marisco: El marisco está cargado de proteínas de alto valor biológico y apenas contiene hidratos de carbono y grasas saturadas. Por otra parte, los moluscos -almejas, ostras, caracoles y mejillones- tienen un alto contenido en hierro. Estas cualidades los convierten en aperitivos idóneos siempre y cuando evites tomarlos rebozados y/o tomarlos con salsas. Lo ideal es cocinarlos al vapor, a la plancha, a la brasa o dejarlos crudos con un chorrito de limón.
  • Gazpacho para mí por favor! Pero verde esta vez!”Aunque sea una crema de verduras rica en fibra y muy saciante, engorda sobre todo si lo haces con pan”, advierte Marta Vallejo. Opta por su versión más ‘light’: espinacas, lechuga, pimientos verdes, pepino, un chorrito de aceite de oliva extra virgen, vinagre y una pizca de sal. “Si, además, le añades un puñadito de almendras crudas, huevo duro o jamón ibérico, tendrás un aporte extra de ácidos grasos esenciales omega 3, proteína y muy pocas calorías”, apunta la experta.Y también puedes apostar por cremas frías como la ‘vichyssoise’, la de espárragos, la de melón o la de remolacha: “Son ricas en fibra y potasio, muy saciantes, tienen pocas calorías, te ayudan a eliminar líquidos y refrescan mucho si las tomas muy frías”.
  • Ensaladita? Sí gracias! Pedirla como entrante te llena el estómago con muy pocas calorías y nada de grasa. Decántate por verduras de hoja verde, como los berros, los canónigos, la rúcula, las espinacas y las acelgas, que son ricas en vitaminas A, B, C, E y K, minerales y fibra. Y cuidado con las salsas e ingredientes contundentes, que puede hacer la ensalada más calórica que un pastel!  Ojo al dato! No abuses de las aceitunas, ya que contienen mucha sal y te hacen retener líquidos; añade solo un puñado de frutos secos -unos 15 gramos- crudos, naturales o tostados porque sacian más, y aliña con la vinagreta de toda la vida, yogur o mostaza, evitando los vinagres con textura similar al sirope porque tienen mucho azúcar añadido.

PLATOS PRINCIPALES:

  • Proteínate: La proteína demanda más trabajo para ser digerida y asimilada y su consumo dispara la secreción de la hormona glucagón, necesaria para utilizar la grasa almacenada. Conviene hacer una dieta proteinada pero no hiperprotéica. “La OMS (Organización Mundial de la Salud) aconseja un aporte de proteínas de alrededor de 1 gramo por kilo de peso y día, repartidas en cinco tomas diarias. Más, podría sobrecargar la capacidad depurativa del riñón y/o producir una subida de ácido úrico”, aseguran los doctores. Deberían ser de alto valor biológico -procedentes de vegetales como la soja y los guisantes, el suero de la leche y el huevo-, más fáciles de absorber y digerir.

    CÓMO NO PECAR EN EL CHIRINGUITO
    Cous cous, pollo a la plancha con especias y verduras al punto de cocción.
  • Marchando una de verduritas al punto: Las verduras son ricas en vitaminas antioxidantes y minerales, inclúyelas en la comida y en la cena y prepáralas escaldadas o al vapor -menos de un minuto de cocción-. “Así al estómago le cuesta más trabajo digerirlas y gasta más energía -calorías- en la digestión a la vez que conservan toda su frescura, proporcionan toda la fibra necesaria y su jugo -muy rico en minerales y vitaminas- queda atrapado en el interior gracias a que el calor sella las fibras exteriores del vegetal”, explica la nutricionista Laura Pire (laurapire.com). Eso sí, es importante comerlas despacio para que no produzcan gases. “En particular el pimiento, el calabacín y la berenjena, que tienen las pieles más indigestas”, advierte Pire.
  • Pescados azules a la brasa!! Aunque el pescado azul tiene más grasa que el blanco, es bueno. “Se trata de ácidos grasos esenciales omega 3, que ayudan a quemar la grasa, bajar el colesterol malo -LDL- y la inflamación, subir el colesterol bueno -HDL-, y mejorar el estado de la piel”, explica la doctora Mira. Opta por pescados como el salmón, la caballa, el bonito del norte, el atún, las sardinas, los boquerones, el emperador y las anchoas. Hazlos a la brasa o a la plancha y acompáñalos siempre de ensalada. (NO me veis, pero ya estoy babeando….)

    CÓMO NO PECAR EN EL CHIRINGUITO
    Sardinas a la brasa y ensalada payesa con vistas al mar.

DE POSTRE: 

  • Infusión! Tomar una infusión fría, sin azúcar, después de las comidas, te refrescará y no sumará ni una caloría. “En personas con buena tonicidad muscular activa la circulación y el metabolismo de las grasas que el cuerpo tiene que utilizar para generar calor interno”, según Pire. El té verde, el rojo y el blanco son perfectos porque son ricos en catequinas y antioxidantes que protegen tu piel del sol. Y el hinojo y la cola de caballo son diuréticos, digestivos, y antiinflamatorios intestinales, por lo que evitan la hinchazón abdominal y la flatulencia.

PARA PICAR ENTRE HORAS:

  • Elige fruta: Escoge fruta rica en enzimas digestivas -bromelina y proteasa-, que te ayudan a digerir las proteínas y a hacer mejor la digestión, como la piña, la papaya, el kiwi y los arándanos. Estas piezas son muy diuréticas y actúan como un antiinflamatorio natural “evitando el cúmulo excesivo de líquido”, según la nutricionista Cristina Rodríguez (iml.es). “Su concentración en fructosa hace que tengan un sabor dulce con un índice glucémico relativamente bajo, lo que evita ‘subidones’ repentinos de insulina que luego se traducen en grasa acumulada. Su gran aporte en fibra ayuda a sentirse saciada y a no querer seguir tomando dulce”, según la experta. Eso sí, toma la fruta fuera de las comidas. “Como postre puede hacer que la digestión sea más lenta y pesada, ocasionando molestias como gases y distensión abdominal”, advierte la nutricionista.

    CÓMO NO PECAR EN EL CHIRINGUITO
    Mix de frutas frescas.

PARA TOMAR DE BEBER

  • “La bebida idónea para tomar a todas horas es el agua. Consume de 1,5 a 2 litros diarios para hidratarte y eliminar toxinas”, aconseja la doctora Rodríguez. Si te cansas del agua una buena opción son las bebidas ‘light’ y cero, que no contienen azúcar -aunque sí edulcorantes artificiales- ni calorías. Pero no tomes más de dos refrescos diarios. “No es bueno abusar de este tipo de bebidas edulcoradas porque provocan una falsa sensación de saciedad que, en ocasiones, genera más ansiedad por los alimentos dulces. Pueden provocar gases, distensión abdominal y reflujo”, advierte la doctora Rodríguez.
  • “Los cócteles veraniegos y las bebidas con alta graduación aumentan los triglicéridos y el colesterol, y tienen muchas calorías -unas 7 Kcal/grado-. El alcohol que se utiliza para hacerlos se metaboliza como si fueran azúcares, elevando los niveles de insulina en sangre y almacenándose en el organismo en forma de grasa”, según la doctora Mira. Sin embargo, el vino tinto y la cerveza, mezclados con gaseosa -tinto de verano y clara-, son mejor opción. “El vino aumenta la secreción gástrica, estimula la función digestiva y protege el corazón”, según la nutricionista. Y la cerveza es rica en vitaminas B, C, D y E, ácido fólico, antioxidantes y minerales. Además, la gaseosa no contiene azúcares.
CÓMO NO PECAR EN EL CHIRINGUITO
Paella de marisco junto al mar en la mejor compañía.

   Con todos estos consejos ya no tienes excusa para comer bien y disfrutar en vacaciones y a la vez no pecar en el chiringuito! Disfruta el verano bailong@, el mar, el sol, la comida, la luz y sobre todo no pares de bailARAlsol hasta que te canses!

FELICES VACACIONES!!!

Besos & abrazos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 3 = 1